MORATORIA EN EL PAGO DE LAS HIPOTECAS PARA PALIAR LOS EFECTOS DEL COVID-19

moratoria hipotecas coronavirus

En este artículo vamos a intentar responder a las preguntas más frecuentes que surgen sobre la moratoria en las hipotecas que se ha aprobado con carácter excepcional y extraordinario a causa del estado de alarma provocado por la alerta sanitaria en la que nos encontramos.

Las primeras medidas sobre la moratoria hipotecaria fueron acordadas en el RDL 8/2020 de 17 de marzo de 2020, y posteriormente fueron ampliadas, en algunos casos, y aclaradas en otros, a través del RDL 11/2020 de 31 de marzo de 2020, ambas normas en adopción de medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19.

¿Qué es una moratoria hipotecaria?

Lo que consigo con una moratoria hipotecaria es suspender el pago de la cuota hipotecaria durante un plazo determinado de tiempo sin que pueda entenderse el no pago de estas cuotas como impago. Eso sí, las cuotas que he dejado de pagar en este momento se pagarán al final del préstamo, es decir, que el préstamo hipotecario se alargará por los meses que se haya suspendido el pago: los meses que no pago ahora los pagaré luego.

¿Qué tipo de hipotecas pueden ser beneficiarias de estas moratorias?

Este es uno de los puntos que se han ampliado con el RDL 11/2020 respecto a lo que se aprobó en el RDL 8/2020. Finalmente las hipotecas que pueden ser objeto de este tipo de moratoria son las siguientes:

  1. Préstamos hipotecarios para adquisición de vivienda habitual.
  2. Préstamos hipotecarios para adquisición de bienes inmuebles afectos a la actividad económica que desarrollen empresarios y profesionales. Está pensado para los locales comerciales, naves industriales, o cualquier otro tipo de inmueble que utilicen los autónomos o profesionales para ejercer su actividad profesional.
  3. Préstamos hipotecarios para adquisición de viviendas distintas de la habitual en situación de alquiler y para las que el deudor hipotecario persona física, propietario y arrendador de dichas viviendas, haya dejado de percibir la renta arrendaticia desde la entrada en vigor del estado de alarma por las medidas acordadas de suspensión de pago de alquileres.

¿Quién puede pedir una moratoria en el pago de su hipoteca?

  1. Particulares que se encuentren en supuesto de vulnerabilidad económica.
  2. Empresarios y profesionales que tengan tal consideración conforme a lo establecido en el artículo 5 de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido, siempre que se encuentre en supuesto de vulnerabilidad económica.
  3. Los fiadores, avalistas e hipotecantes no deudores que se encuentren en los supuestos de vulnerabilidad económica.

¿Qué se entiende por vulneración económica?

Se entiende por vulnerabilidad económica a consecuencia de la emergencia sanitaria ocasionada por el COVID-19  a los efectos del RDL 11/2020, cuando se cumplan conjuntamente las siguientes condiciones:

  1. Que el beneficiario haya pasado a estar en situación de desempleo, o en caso de ser empresario o profesional sufra una pérdida sustancial de sus ingresos o una caída sustancial de su facturación de al menos un 40%.
  2. Que el conjunto de los ingresos de los miembros de la unidad familiar no supere, en el mes anterior a la solicitud de la moratoria:
    1. Con carácter general, el límite de tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples mensual (en adelante IPREM). Por tanto, los ingresos de la unidad familiar no deben superar en el mes anterior a la solicitud de la moratoria hipotecaria la cantidad de 1.613,46 euros.
    2. Este límite se incrementará en 0,1 veces el IPREM por cada hijo a cargo en la unidad familiar. Es decir, 53,78 euros por cada hijo. El incremento aplicable por hijo a cargo será de 0,15 veces el IPREM por cada hijo en el caso de unidad familiar monoparental. Es decir, 80,6 euros por cada hijo.
    3. Este límite se incrementará en 0,1 veces el IPREM por cada persona mayor de 65 años miembro de la unidad familiar. 53,78 euros por cada uno.
    4. En caso de que alguno de los miembros de la unidad familiar tenga declarada discapacidad superior al 33 por ciento, situación de dependencia o enfermedad que le incapacite acreditadamente de forma permanente para realizar una actividad laboral, el límite será de cuatro veces el IPREM. 2.151,36 euros, sin perjuicio de los incrementos acumulados por hijo a cargo.
    5. En el caso de que el deudor hipotecario sea persona con parálisis cerebral, con enfermedad mental, o con discapacidad intelectual, con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 33 por ciento, o persona con discapacidad física o sensorial, con un grado de discapacidad reconocida igual o superior al 65 por ciento, así como en los casos de enfermedad grave que incapacite acreditadamente, a la persona o a su cuidador, para realizar una actividad laboral, el límite será de cinco veces el IPREM, 2.689,2 euros.

El valor del IPREM lo podemos encontrar en su web iprem.com.es, y es el siguiente:

IPREM mensual

IPREM anual 12 pagas

IPREM anual 14 pagas

537,84 €

6.454,03 €

7.519,59 €

El tope de ingresos viene referido a la unidad familiar, por esta hay que entender la compuesta por el deudor, su cónyuge no separado legalmente o pareja de hecho inscrita y los hijos, con independencia de su edad, que residan en la vivienda, incluyendo los vinculados por una relación de tutela, guarda o acogimiento familiar y su cónyuge no separado legalmente o pareja de hecho inscrita, que residan en la vivienda.

  1. Que el total de las cuotas hipotecarias, más los gastos y suministros básicos resulte superior o igual al 35 por cien de los ingresos netos que perciba el conjunto de los miembros de la unidad familiar.

A estos efectos se entienden como gastos y suministros básicos el importe del coste de los suministros de electricidad, gas, gasoil para calefacción, agua corriente, de los servicios de telecomunicación fija y móvil y las contribuciones a la comunidad de propietarios. Todos ellos solo los que correspondan a los de la vivienda habitual.

  1. Se haya sufrido una alteración significativa de las circunstancias económicas en términos de esfuerzo a acceso a la vivienda, entendiendo este esfuerzo como la suma de las cuotas hipotecarias sobre la renta familiar se haya multiplicado por al menos 1,3.

¿Qué documentos hacen falta para probar la vulneración económica?

  1. En caso de situación legal de desempleo: certificado expedido por la entidad gestora de las prestaciones (SEPE) en el que figure la cuantía mensual percibida en concepto de prestaciones o subsidios por desempleo.
  2. En caso de cese de actividad de los trabajadores por cuenta propia: certificado expedido por la Agencia Tributaria o el órgano competente de la Comunidad Autónoma, en su caso, sobre la base de la declaración de cese de actividad declarada por el interesado.
  3. Respecto al número de personas que habitan la vivienda, deberá aportarse los siguientes documentos:
  1. Libro de familia o documento acreditativo de pareja de hecho.
  2. Certificado de empadronamiento de las personas empadronadas en la vivienda con referencia al momento en el que se presente la solicitud y a los seis meses anteriores.
  • Declaración de discapacidad, de dependencia o de incapacidad permanente para realizar una actividad laboral.
  1. Respecto a la titularidad de los bienes:
  1. Nota simple del servicio de índices del Registro de la Propiedad de todos los miembros de la unidad familiar.
  2. Escrituras de compraventa de la vivienda habitual, de la vivienda en alquiler, o del inmueble afecto a la actividad económica.
  1. En el caso de que se solicite la moratoria de la deuda hipotecaria por el préstamo hipotecario por una vivienda en alquiler deberá aportarse el correspondiente contrato de alquiler.
  2. Declaración responsable del deudor o deudores relativa al cumplimiento de los requisitos exigidos por el RDL 11/2020.

¿Qué pasa si no consigo todos los documentos que me piden?

Teniendo en cuenta de que muchos de los documentos que se solicitan hay que solicitarlos ante Ayuntamientos y otros organismos de la Administración Pública, los cuales permanecen cerrados al público, y no todo el mundo tiene acceso a solicitudes telemáticas, o aún teniendo acceso los documentos no llegan, el RDL prevé estas situaciones y permite que si no se pudiesen aportar alguno de estos documentos se podrán sustituir mediante una declaración responsable que incluya la justificación expresa de los motivos, relacionados con las consecuencias de la crisis del COVID -19, que impiden tal aportación.

Eso sí, muy importante, se deberán aportar en el plazo de un mes tras la finalización del estado de alarma y sus prórrogas.

¿Qué plazo tengo para poder solicitar la moratoria?

Se podrá pedir la moratoria en el pago de cuotas hipotecarias en el plazo de hasta 15 días después del fin de la vigencia del Real Decreto Ley 8/2020, por lo que habrá que estar atento a esta fecha que hoy en día se desconoce cual será. Mi consejo es que se pida cuanto antes, no esperes al último momento.

¿Qué plazo tiene la entidad bancaria para aplicarme la moratoria?

Una vez realizada la solicitud de la moratoria la entidad acreedora procederá a su implementación en un plazo máximo de 15 días.

¿Qué consigo con la moratoria hipotecaria?

  1. La moratoria conllevará la suspensión de la deuda hipotecaria durante el plazo estipulado para la misma y la consiguiente inaplicación durante el periodo de vigencia de la moratoria de la cláusula de vencimiento anticipado que conste en el contrato de préstamo hipotecario.
  2. La entidad bancaria no podrá exigir el pago de la cuota hipotecaria, ni de ninguno de los conceptos que la integran (amortización de capital e intereses), ni íntegramente, ni en un porcentaje.
  3. No se devengarán intereses.
  4. No se podrán aplicar intereses moratorios.

¿Qué pasa con los fiadores y avalistas?

Los fiadores, avalistas e hipotecantes no deudores que se encuentren en los supuestos de vulnerabilidad económica podrán exigir que la entidad agote el patrimonio del deudor principal, sin perjuicio de que a éste se le pueda aplicar las medidas del Código de Buenas Prácticas Bancarias, antes de reclamarles la deuda garantizada, aún cuando en el contrato hubieran renunciado expresamente al beneficio de excusión.

¿Existe algún tipo de medida para los créditos que no están garantizados con hipoteca?

Si, al igual que para los préstamos hipotecarios, también existen medidas de suspensión temporal de las obligaciones contractuales derivadas de todo préstamo o crédito sin garantía hipotecaria.

  1. Podrán pedirlo personas físicas que se encuentren en situación de vulnerabilidad económica, entendiendo ésta en las mismas condiciones de la moratoria hipotecaria.
  2. Se podrá solicitar hasta 1 mes después de que finalice el estado de alarma.
  3. Supondrá la suspensión automática de las obligaciones derivadas del crédito.
  4. No es necesario acuerdo ni novación con el acreedor.
  5. Surtirá efectos desde la solicitud del deudor.
  6. La suspensión tendrá una duración de tres meses ampliables mediante Acuerdo de Consejo de Ministros.
  7. No se devengarán ningún tipo de interés, ni ordinarios, ni de demora.
  8. La fecha de vencimiento acordada en el contrato se ampliará por el tiempo que dure la suspensión.

AUTORA DEL ARTICULO:

SONIA FERNÁNDEZ SANFRUTOS
SONIA FERNÁNDEZ SANFRUTOSAbogada - Administradora de Fincas
Licenciada en Derecho.
Administradora de Fincas.
Máster en Abogacía.
Máster en Informática y Derecho.
Experta en Derecho Civil, Penal, Mercantil y Familia.
Compliance Officer.

Entradas recientes

Contacto

Letrada del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid 67.499

Socia Fundadora de Lex Asesores

Abogada de Familia

Dª Sonia Fernández Sanfrutos, Lex Asesores